lunes, 11 de febrero de 2008

¡A escena!


¿Qué ocurriría si los ejecutivos, los profesionales, contaran con la preparación del actor? Si, como ellos, supieran relajarse y concentrarse, si fueran capaces de analizar y conocer la escena y el texto, si compartieran el mismo respeto por el público... si asumieran su compromiso, la misma sinceridad, la misma pasión... Entonces, sin lugar a dudas, estarían seguros de que su mensaje llega y convence a su audiencia.
Por supuesto que el teatro puede ayudar al ejecutivo. El teatro, como forma de comunicación basada en las emociones, afirma Mercedes Segura, permite al no actor explorar sus capacidades de comunicación , desarrollarlas, y a cada cual, desde su situación, ir más allá en la conexión con su yo comunicativo y expresivo. En definitiva, el teatro tiene un efecto positivo sobre la tensión emocional, y ésa es una de las claves para una comunicación eficaz.
Sin duda, ¡A escena! proporciona al lector poderosas herramientas para desarrollar sus habilidades de comunicación.
Mercedes Segura Amat es licenciada en Ciencias Empresariales y MBA por ESADE. Ha desarrollado su carrera profesional en Procter & Gamble y el Grupo Benckiser, en sus sedes de Barcelona, Milán y París. Ha sido directora de marketing internacional de Coty Lancaster, en París, y directora de marketing de PwC, en Luxemburgo.