miércoles, 16 de abril de 2008

UNOS SOFÀS EN EL ESCENARIO Y SE RESOLVIO EL PROBLEMA

Málaga volvió a los años setenta. Y no sólo en la gran pantalla. La presentación de 'El camino de los Ingleses' era una buena oportunidad para desempolvar los pantalones de campana y las camisas de punto estampadas. Pero también para revivir recuerdos. El primero fue el propio Antonio Banderas, que regresaba a las tablas del Teatro Cervantes en medio de una gran expectación.
Numerosos medios de comunicación aguardaban a mediodía la llegada del actor malagueño y de su equipo. También muchos seguidores ansiosos por ver de cerca a su paisano más internacional. Se hicieron de rogar. Pero, al final, pocos faltaron a la hora de pasar lista. En total, quince personas.
Nada fácil para una rueda de prensa. ¿Solución? Colocar sobre el escenario del teatro unos sofás y listo. Antonio Banderas, en el centro, comandaba el 'reparto'. Se movía sobre las tablas 'como Pedro por su casa'. No podía ocultar la nostalgia.
Esa que le hizo evocar su época de quinceañero, cuando se escondía casi entre bambalinas para ver actuar a Lucio Romero. «Y a las chicas, claro», advirtió entre sonrisas. Fue entonces cuando hizo saltar de su asiento a Romero, que, entre lágrimas, no dudó en besar y abrazar a Banderas.Ausencia en el estrenoAl veterano actor «malagueño auténtico de la calle San Juan» -como él mismo se definió- le esperaba un taxi a la salida. Sus compromisos escénicos le impidieron estar por la noche en el estreno.
Muy a su pesar e indignado ante la tajante actitud del empresario teatral, Romero tuvo que marcharse a Jerez, donde representa 'Filomena Marturano' junto a Concha Velasco.Es más, no tuvo problemas en asegurar que nunca más trabajará con ellos. El público fue testigo. Y eran muchos los que llenaban ayer las butacas del Cervantes a eso de las dos de la tarde. No sólo medios de comunicación de todo el país, sino algún que otro 'infiltrado' en busca de apoyo. Es el caso de Julián Lara, que hasta aprovechó para pedir a Banderas que le produzca su nueva película.
El director de 'El camino de los Ingleses', que se acordaba de su 'Deadhunter: Patera of the Dead' -«como para no acordarse de los zombies en Marbella», exclamó Banderas- no puso ningún tipo de obstáculos, incluso le sugirió que le enviara el proyecto. Tampoco se lo pensó mucho a la hora de acercarse a una señora, identificada como colaboradora del programa de Canal Sur 'La buena gente', que en plena rueda de prensa le regaló la fotografía de una Virgen.