sábado, 27 de diciembre de 2008

QUE NOS ESPERA EN EL 2009 EN PLAN TIC

Veamos lo que nos espera en 2009.

No más discos duros:

Los discos en estado sólido (SSD) son más rápidos, no se calientan, duran más, no hacen ruido y consumen menos energía que los discos duros tradicionales. Y ¿qué no nos gusta de ellos? La capacidad y el coste. Los actuales SSD tienen una capacidad máxima de 128 GB y cuestan por gigabyte casi 10 veces más que los discos duros que casi todo el mundo tiene actualmente en la ordenador.

Pero ya hemos visto esta historia antes. Cuando hay demanda -y la hay con los SSD- los precios bajan. Espere que los SSD compitan seriamente por su atención en 2009, especialmente si usted busca capacidad de almacenamiento para una computadora portátil, donde las necesidades de capacidad son más bajas que para ordenadores de sobremesa.

En cuanto a coste, incluso ahora, un SSD de 64 GB cuesta en el comercio menos de 200 dólares (unos 145 euros) y proporciona toda la capacidad de almacenamiento que necesita la mayoría de los usuarios de computadoras portátiles.

Por cierto, un disco duro tradicional de la misma capacidad cuesta mucho menos dinero, pero, si se trata de velocidad y de la tranquilidad de saber que el disco no va a morir en cualquier momento, un pequeño coste extra no hace mal en absoluto.

A los grandes fabricantes actuales de discos duros -Seagate, Hitachi, Western Digital, Samsung- no les gustará el giro hacia los SSD, porque las empresas mejor ubicadas para moverse en este mercado son los fabricantes de 'chips', no los de discos duros. Pero los Seagates del mundo han comenzado a competir también, lo que añadirá más presión hacia abajo sobre los precios de los SSD.

Windows 7 a las puertas

¿No se ha mudado aún usted a Windows Vista? Tal vez no lo necesite. Dada la tibia recepción a Vista, Microsoft está acelerando la salida de su sucesor -bautizado por ahora Windows 7- y hacia fines de 2009 oirá hablar mucho de él. De hecho, es posible que vea los primeros ordenadores Windows 7 salir de la línea de montaje justo a tiempo para la temporada de Navidad 2009.

Esto es lo que Microsoft quiere, pero dada la tendencia pasada de Microsoft de sacar sistemas operativos que son menos que estables en su primera versión, lo prudente será quedarse al margen y observar, al menos al comienzo. Incluso, gran parte de lo que se espera con Windows 7 es respuesta a las quejas de los usuarios sobre Windows Vista.

Windows 7, afirman los representantes de Microsoft, se centrará en mejoramientos en cuanto a capacidad de respuesta y facilidad de uso. Un gran énfasis de Windows 7 será el mejorar la "experiencia del primer día" del sistema operativo. Esto quiere decir que Microsoft tratará de mejorar la mayoría de las cosas que hoy molestan al usuario de Windows Vista: el control de las cuentas de usuario, la lentitud y una interfaz que lo desacelera todo.

Pero lo más importante de Windows 7 será probablemente la virtualización, una tecnología que permite que una computadora trabaje con diferentes sistemas operativos al mismo tiempo o hacer funcionar aplicaciones que suelen requerir varios sistemas operativos diferentes.

Windows Server 2008, diseñado para negocios, ofrece ya virtualización, y esta tecnología parece ahora estar destinada a migrar al nivel del consumidor. Con la virtualización podrá usted hacer funcionar Linux, Windows 95 y DOS, todos en la misma máquina y al mismo tiempo. Esto tiene beneficios múltiples: ahorro de energía, recorte de gastos en actualización del 'software' y accesibilidad a una amplia gama de aplicaciones.

Todo 'online'

2009 podría ser el año en el que se migre el trabajo a la Red de manera generalizada. Internet se está transformando rápidamente, no ya en un lugar de búsqueda y diversión, sino también en una plataforma en la cual se puede crear toda clase de documentos de negocios y, lo que es más importante, compartirlos. Google Docs -con su procesador de textos, su hoja de cálculo y su programa de presentación, todos perfectamente dignos de ser usados- encabeza este movimiento.

Pero ThinkFree Office y Zoho representan también una competencia digna de tener en cuenta. Incluso Microsoft ha anunciado planes para poner su paquete de herramientas Office en formato 'online'. Todo esto es parte de un movimiento que está siendo llamado 'cloud computing' o 'computación en nube', que esencialmente se refiere a 'software' y aplicaciones puestas en Internet a disposición del usuario.

A medida que se hacen cada vez más comunes las conexiones a Internet "siempre abiertas", se hace cada vez más común el trabajar y guardar documentos 'online'. Usted no necesita preocuparse de dónde tiene guardados sus documentos, puesto que éstos estarán siempre disponibles a través de cualquier ordenador conectado a Internet. Y puesto que está trabajando 'online', tiene la posibilidad de colaborar con otras personas, sin importar dónde éstas estén.

En este punto, el principal obstáculo que tienen los vendedores de programas online es vencer las reticencias del usuario. Ahora que todos los principales actores de la industria trasladan sus aplicaciones al campo 'online', comprobaremos si las reticencias de muchos a esta manera de trabajar desaparecen en 2009.

USB 3.0

USB ha sido la norma de conectividad más exitosa en la historia de la computación. Convirtió en realidad la promesa del 'plug-and-play' para los usuarios tras años de frustración, desatando una avalancha de productos añadidos, desde discos duros externos hasta afeitadoras con conexión USB. La versión USB 2.0 cementó la utilidad de esta norma, proporcionando velocidades que rivalizaron con la norma FireWire (IEEE 1394) y posibilitando la transferencia de grandes cantidades de datos.

Espere para la segunda mitad de 2009 la aparición de los primeros productos de su sucesora, la norma USB 3.0. Ofreciendo compatibilidad retroactiva con USB 2.0, USB 3.0 impulsará las velocidades máximas de transferencia de datos hasta diez veces las de USB 2.0. Con tal velocidad, podrá transferir 27 gigabytes de datos a un componente externo en apenas 70 segundos, mientras la misma cantidad de datos tarda 15 minutos en transferirse a través de una conexión USB 2.0.

USB 3.0 proporcionará asimismo comunicación bidireccional con componentes y puertos, cosa que quiere decir que se puede escribir y leer datos simultáneamente a través de la misma conexión. Con USB 2.0 los datos no podían moverse en ambas direcciones.

Nueva norma inalámbrica

Productos 802.11n 'draft' ('borrador') ya están aquí, y aunque lo previsible es que sigan siendo 'borrador' hasta muy entrado el año 2009. De hecho, puesto que las empresas que deben dar su aprobación final a esta norna inalámbrica están paralizadas, es posible que nunca veamos una norma 802.11n plenamente ratificada.

Pero eso poco importa. El mundo necesita de todas maneras velocidades más rápidas de transmisión inalámbrica y eso existe con los productos 802.11n 'draft' que ya se encuentran en el mercado. Si juntamos un router 802.11n 'draft' y las tarjetas incluidas con productos 'powerline Ethernet' que usan la red de cables eléctricos que ya tiene en casa, se puede instalar una rápida red doméstica sin haber tenido que tender un solo cable a través de la pared.

El avance de los miniportátiles

Puesto que todo apunta al mundo 'online', ¿por qué no diseñar un simple ordenador portátil expresamente para llevarnos allí? Esta es la idea tras el 'netbook' o miniportátil, y el éxito de los primeros modelos de fabricantes como Asus y Dell sugiere que 2009 verá esta categoría de ordenadores ganar cada vez más la atención del usuario.

El atractivo de los netbooks es obvio: tienen la mitad del tamaño y la mitad del peso de un típico portátil para todo uso. Están centrados en lo que interesa para trabajar 'online': un teclado decente y una pantalla adecuada, rápida conectividad inalámbrica a Internet y memoria suficiente -en forma de un disco sólido o SSD- para guardar lo esencial.

Con esto se acaban los reproductores CD/DVD portátiles, las pantallas de alto consumo energético y los discos duros tradicionales. El resultado: un portátil que da gusto llevar consigo, agradable de usar, y que sirve perfectamente para ver el correo electrónico, escribir documentos o navegar por Internet.

2009 será sin duda, para muchos, el año de evitar gastos inútiles, y los productos tecnológicos que nos entusiasmen justificarán su lugar en nuestra vida proporcionando un obvio retorno de la inversión. Nos ayudarán a ahorrar tiempo y dinero, y a hacer más con menos. ¿Se puede pedir más?