martes, 9 de diciembre de 2008

¿Còmo hacer una buena campaña por e-mail?

Descubra las múltiples ventajas que le puede ofrecer el e-mail marketing o e-mailing para la captación y fidelización de los clientes de su empresa, una opción muy a tener en cuenta a la hora de establecer la estrategia de comunicación.

El e-mail Marketing o e-mailing es una de las maneras más sencillas y económicas que hoy tenemos para difundir los productos y servicios de una empresa tanto entre sus clientes actuales como entre los potenciales. La gran ventaja de este tipo de campaña es que los resultados son fácilmente medibles y suponen una poderosa herramienta de captación y fidelización de clientes.

El éxito, pues, de una campaña de e-mail Marketing se basa en el buen uso y seguimiento de una serie de pasos bien pensados que nos ayudarán a mejorar la eficacia de cada acción, aumentar nuestros índices de apertura, número de clics y fomentar la viralidad del mensaje:

1. Analizar el objetivo de tu comunicación
Antes de empezar con la campaña debemos plantearnos qué es lo que queremos comunicar, a quién y en qué tono. Recuerda que los objetivos de un e-mailing que va dirigido a nuestros clientes y otro que se dirige a los clientes potenciales (contactos) son completamente diferentes.

2. Disponer de una buena base de datos
Lo primero que hay que hacer para poder gestionar una campaña de e-mail Marketing es consolidar la base de datos de forma minuciosa y completa: nombre, dirección, origen del contacto, intereses, etc. Si disponemos de una base de datos actualizada y segmentada conseguiremos mayor efectividad en el e-mailing.

3. El asunto
El asunto es fundamental para que nuestro e-mail sea visto por los destinatarios. Es, junto con el nombre del emisor, la primera impresión y el reclamo para que el e-mail sea o no abierto. El asunto debe ser breve, por lo que es aconsejable no exceder los 30 ó 40 caracteres. Toda ayuda en el éxito de nuestra campaña es poca, por ello incluir palabras llamativas que generen incertidumbre suele ser eficaz y consigue que nuestro contacto se decida a leer la propuesta. Por último, es muy recomendable no utilizar signos de admiración u otro tipo de puntuación, ya que los filtros de spam suelen enviar el mensaje a la carpeta de Correo No Deseado.

4. El contenido
Para resolver todas las dudas que puedan surgirle al receptor, diseña una pieza publicitaria llamativa, estructura y distribuye la información de una manera clara, sin mezclarla. No debemos olvidar que, en muchas ocasiones, el usuario no lee los e-mails sino que tan sólo les "echa un vistazo". Aquí, para bien o para mal, la primera impresión es la que cuenta. Debemos mostrar de una forma concisa y clara el beneficio que aportamos, sin extendernos demasiado. Personalizar el contenido, hacerlo tangible y cierto aumentará la confianza del receptor. También es conveniente incluir elementos de acción y de recomendación. Con los primeros lograremos un feedback del destinatario que visitará más tarde nuestra web. Con los segundos, aumentaremos la viralidad y tendremos la oportunidad de captar nuevos clientes.

5. El envío
La elección del momento (fecha y hora) en el que se debe realizar un e-mail Marketing afecta a los resultados de apertura y clics del mismo. Tenemos que encontrar el mejor momento de entrega, el que optimice las aperturas. Para ello, necesitamos que nuestro e-mail "compita" con los menos e-mails posibles, pero a su vez debe corresponder con los momentos que habitualmente dedicamos a ver nuestro correo electrónico.

Por lo general, los fines de semana, los días festivos y los periodos vacacionales no suelen ser buenos para realizar un envío, ya que se recibirán junto con un gran número de e-mails que durante esos periodos se consideran "correo basura". En resumen, los estudios arrojados sobre las campañas de e-mail Marketing nos dicen que, por norma general, los mejores momentos para realizar un e-mailing son los días laborales de lunes a jueves, o bien a media mañana o bien a media tarde.

6. El feedback
Los resultados definitivos de un e-mail Marketing podremos obtenerlos en aproximadamente dos semanas con bastante fiabilidad, gracias a herramientas como el Google Analytics, que permite medir al detalle los resultados de una campaña de e-mailing. Aunque bien es cierto que en los primeros días después del envío ya nos haremos una idea de cómo ha funcionado nuestra campaña. Identificaremos, de las devoluciones, las que son debidas a direcciones de correo defectuosas, las bajas voluntarias que nos soliciten, las altas de nuevos receptores y con todo ello realimentaremos finalmente nuestra base de datos.