viernes, 17 de junio de 2011

“Una gran idea es aquella que mueve a millones con céntimos”


Cuando escucho el término “Low Cost” no puedo evitar recordar a un director creativo con el que trabajé durante mis primeros años de carrera. Cuando estábamos lanzando ideas en un ‘brainstorm‘, él siempre nos decía: “Una gran idea es aquella que mueve a millones con céntimos”. Porque según él, una idea millonaria (en cuanto a costes) se le podía ocurrir a cualquiera, pero dar con una idea Low-Cost que lograse mover a millones era un verdadero tesoro, tanto para la agencia como para el cliente.

Hoy me doy cuenta que el Low-Cost es mucho más que un tesoro, es una responsabilidad que tenemos como publicitarios frente al cliente, en una época donde la crisis presiona por igual a la agencia y a las marcas. Ya no existen cheques en blanco para mega campañas, ni ROI asegurados, ni siquiera un ‘target’ claro a quien atacar, ahora hay millones de personas a las que emocionar y muy poco dinero para conseguirlo. Allí está el reto.

Como creativos tenemos que afinar nuestro talento, ya no nos vale con una gran idea, tenemos que ponernos dos camisetas, la del cliente y la del público, y además jugar en primera y hacer goles. Esta era Low-Cost es un tiempo de guerrillas, de pequeñas batallas, no de desembarcos costosos. En este escenario, Social Media y tecnología se han convertido en las mejores armas para esta nueva creatividad.

Por eso en este post quiero enseñaros el poder creativo que puede existir detrás de un presupuesto limitado y os he traído cuatro ejemplos que demuestran lo lejos que se puede llegar cuando se pone al ingenio en lugar de los números y se utilizan a las redes sociales con como plataformas de despegue.

1.- Axe Multiple: Girlfriends App

Una de las formas más efectivas de llamar la atención y conseguir viralidad es hacer que las funcionalidades propias de las redes sociales trabajen para nosotros. Bajo esta premisa, la gente de Axe consiguió transformar el estado sentimental de los perfiles de Facebook en la excusa para introducir su concepto “Gigoló” de forma inteligente, barata pero sobre todo notoria. Y es que a fin de cuentas, ¿existe algo que mueva a más personas que el cotilleo sentimental?

2.- Ben & Jerrys: Fair Tweets

Esta idea es tan potente que catalogarla sólo como una acción Low-Cost me parece un delito, ya que consigue darle una vuelta más al manido concepto de los 140 caracteres y centra su idea y estrategia en utilizar los caracteres sobrantes de cada uno de nuestros tweets para una buena causa. ¿El resultado? Era de esperarse, con poco presupuesto y una gran idea consiguieron 3 objetivos: notoriedad de marca, vinculación con el público y contribuir con una acción solidaria.

3.- Levi´s: iSpy

No es una acción nueva, pero fue una de las primeras acciones de este tipo que tuvimos la oportunidad de ver de este estilo. Una chica con unos pantalones se pasea por las calles dando pistas en su cuenta de Twitter, aquellos que la pillen se lleva sus pantalones (literalmente), sólo con decir unas palabras claves. 100% bajo presupuesto y con una vinculación con los usuarios poderosa gracias a Twitter.

Hoy en España este tipo de acciones están en pleno auge y las vemos de la mano de marcas como Sony con sus buscadores de imágenes o Puma con #Pumasalealacalle.

4.- ONG Arrels Fundació: sigue @placido_mo

Esta es una idea que publicamos hace unos meses en TcLab y que desde el primer momento nos encantó, porque nos demuestra como con un presupuesto “mínimo” se puede llevar un mensaje a millones gracias una gran historia. Twitter se convierte en un libro abierto y nos narra, en plan descriptivo y en tiempo real, esa realidad de las personas que viven en la calle y que muchas veces solemos ignorar. Una idea “Súper Low-Cost” en toda regla.

No sé si ese creativo del que os hablé al principio tenía razón o no en todo lo que dijo, lo que sí es cierto es que, en estos tiempos de crisis, la creatividad Low-Cost y la elección de nuevas plataformas de comunicación representan un valor añadido dentro de cualquier agencia. Y está claro que las redes sociales tienen un asiento reservado en este nuevo show.